top of page
  • luisaalbarrana

Mi relación de pareja ha acabado... ¿Y ahora qué hago?


Ruptura de pareja
Ruptura de pareja


Lo primero que quiero decirte es que una ruptura de pareja es un DUELO procede de “dolus”, palabra de origen latino que significa dolor). El sufrimiento forma parte de la vida y pasar por una ruptura de pareja duele mucho.


Todas las heridas emocionales que se nos abren necesitan su tiempo de curación. La ruptura de pareja es una herida emocional , ya sea grande o pequeña. Porque no solo te separas de esa persona, también te separas de un proyecto PRESENTE en común (familias de ambos, hijos/as, amigos, rutinas, hábitos, etc.) y de un FUTURO que ya no será posible, que no existirá.


Entonces sientes un tsunami, una montaña rusa emocional que va desde la rabia, la tristeza, la frustración, la incomprensión, la negación, la inseguridad, la ansiedad, la confusión , la culpabilidad, la apatía, el enfado, el miedo al futuro, a la soledad y …acaba tú la lista. Y te preguntas... Mi relación de pareja ha acabado ¿y ahora qué hago? ¿Qué voy a hacer con mi vida?


Cuánto más tapes, ignores y/o no te hagas cargo de esa herida, de ese d olor emocional más grande y fuerte se hará y lo sentirás. Hay que ATRAVESARLO para salir de él. No queda otra.


Te pongo un ejemplo: si me caigo y me hago una herida en la pierna, ¿Qué tengo que hacer? Necesito cuidarla, ¿no es así?: la limpio, desinfecto, luego sale la cicatriz que me indica su progresiva recuperación, hasta que finalmente mi piel vuelve a la querida normalidad. Sentiré dolor en ese proceso de sanación, pero ya mi herida está curada.


Lo mismo pasa con mi “RECUPERACIÓN" de ruptura de pareja. Es un PROCESO que necesita TIEMPO, CUIDADOS, TRABAJO y COMPASIÓN (¡no me refiero a dar PENA!)


NADIE (familia, amigos/as, conocidos..) siente y conoce lo que tú realmente estás sintiendo y NADIE es quién para decirte “lo que tienes o no tienes que hacer (“hay muchos peces en el mar, no eres el/a único/a, diviértete con tus amigos/as, espabílate, no merece la pena que estés así, no es para tanto….”)


Solo tú, repito solo tú, sabes en tu interior cómo estás y que te viene bien y que te viene mal. Veamos qué vas a hacer en tu proceso de recuperación. Yo te invito a que te pares un momento y pienses en esto:


  • ¿Te das permiso para expresar y afrontar tu dolor? Si es así, ¿de qué manera lo haces y con quién?

  • ¿Qué necesitas para cuidarte y animarte? Tatúatelo, ponlo en tus PRIORIDADES y ve a por ello.

  • El contacto 0 con mi ex, ya sea en persona y/o mediante las redes sociales… ¿es positivo o negativo para ti, te ayuda en tu recuperación o todo lo contrario?

  • La realidad es que tu ex ya no está más en tu vida presente. ¿De qué manera vas a ir siendo consciente de ello? ¿Qué hacer con esa nostalgia de tu relación PASADA?

  • ¿Has pensado en que ahora te toca REDEFINIRTE de nuevo contigo? Porque ya no eres” la ex de... Jorge, de Ana, de... “ . Ahora eres tú, Isabel, Javier... Dime cómo lo harás!!

  • “Desahogarte” continuamente hablando de tu ex (en plan monotema )… ¿Qué te aporta y que no te aporta?

  • ¿Cuáles son tus miedos y preocupaciones? Y, ¿Cuáles son tus deseos y necesidades?

  • ¿Atiendes a tu salud física? El cuerpo habla! Acuérdate!! .

  • ¿Qué rutinas quieres seguir manteniendo, cuáles descartar y cuáles recuperar de nuevo?

  • ¿Estás siendo comprensiva/o y cariñosa/o contigo (como lo haría con mi amigo/a)? ¿Qué estás haciendo?

  • A raíz de la ruptura,¿ has descubierto algunos aspectos de ti misma/o que puedes mejorar?, ¿has aprendido qué quieres conservar y qué desechar por si en un futuro vuelves a tener pareja? Pues enhorabuena!


Ahora te pido que, por favor, cojas una pequeña libreta y que escribas (por cierto, es muy terapéutico) lo que te venga a la mente, a tu estado emocional y a tu corazón lo que te he ido preguntando.

Échalo todo todo fuera y comprobarás cómo te alivia y te ayuda a atravesar tu dolor y a darle un foco distinto a tu vida.

Después haz lo que quieras, lo compartes con quien quieras, lo dejas para cuando pase el tiempo (mirar tus mejorías y hacer balance), lo rompes o lo que a ti se te ocurra. ¡¡Es todo tuyo!!

Si estás atascada/o en conseguir tu “recuperación” no estás sola/o. ¡Cuenta conmigo! Aquí estoy para ayudarte! Gracias por permitírmelo.


Cuando asumes la ruptura, el equilibrio se reestablece en tu vida y es cuando puedes con las nuevas circunstancias reconstruir tu nuevo proyecto de vida.

3692 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page